Marc Anthony manda a callar a Trump

Nota del editor: Esta nota contiene lenguaje ofensivo

(CNN Español) - El presidente de EE.UU., Donald Trump, no solo está en el centro de las críticas por su posición contra los futbolistas americanos que protestan durante el himno nacional, sino ahora por prestarle tanta atención a esa polémica en un momento en que Puerto Rico está devastado por el paso del huracán María. Y un importante músico se ha encargado de manifestar esa crítica con un tuit con lenguaje severo: Marc Anthony.

El salsero estadounidense de origen puertorriqueño escribió: "Señor presidente cállese la **** sobre la NFL. Haga algo con respecto a la gente en necesidad en Puerto Rico. Somos ciudadanos estadounidenses también".

En solo unas horas, el tuit ha sido retuiteado más de 20.000 veces.

Marc Anthony, nacido en Nueva York, no es el primer artista de la cultura boricua que pide mayor atención a la isla en un momento crítico (crisis energética tras el huracán sumada a una recesión económica de más de una década y la ruina fiscal creciente). En la mañana de este lunes, durante una entrevista con CNN en Español el reguetonero Daddy Yankee pidió al gobierno de EE.UU. más ayuda para Puerto Rico tras el desastre que dejó el huracán María.

"Aún vivo en Puerto Rico entonces conozco la lucha por la que estamos atravesando", dijo el artista.

La misma solicitud hizo el gobernador Ricardo Rosselló el domingo en la noche ante las cámaras de esta cadena, llamando al Congreso de EE.UU. a tener en cuenta la devastación de María en un paquete de ayuda para la isla.

Pero Marc Anthony no es el único en criticar a Trump pero enfocarse en su escándalo con la NFL en vez de ayudar a los puertorriqueños. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el fin de semana: "Sugiero humildemente que en este momento en vez de discutir con jugadores de fútbol americano (...) por qué no nos dejamos la política a un lado y nos enfocamos en ayudar a los estadounidenses con necesidades desesperantes, y esos son las personas en Puerto Rico".


En la noche del lunes, Trump tuiteó sobre la situación en Puerto Rico, señalando los problemas anteriores de la isla, y dijo que está en "problemas profundos".

Trump, aparentemente en respuesta a las críticas por no tener tuits sobre Puerto Rico en medio de su serie de publicaciones sobre el himno y la NFL, dijo: "Texas y Florida están haciendo grandes pero Puerto Rico, que ya estaba sufriendo de infraestructura rota y deuda masiva, está en profundo problemas".


Añadió que su red eléctrica, “vieja” y en “terribles condiciones” quedó devastada. “Gran parte de la isla fue destruida con miles de millones de dólares que se le deben a Wall Street y a los bancos”. Terminó diciendo que los alimentos, el agua y las medicinas son las prioridades.


Trump ha prometido ayuda federal para Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Un funcionario de la Casa Blanca aseguró que el mandatario planea visitar la isla, pero aún no se ha fijado una fecha debido a las problemas de infraestructura que presenta el lugar.

Por su parte, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders sostuvo que el asesor de seguridad nacional Tom Bossert y el administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) Brock Long se encontraban viajando hacia Puerto Rico. “La respuesta federal ha sido todo menos lenta”, sostuvo Sanders. “Ha habido un esfuerzo sin precedentes de miles de millones de dólares en asistencia federal”, añadió.

En un comunicado, la FEMA informó que aviones y barcos con alimentos, agua y generadores han llegado o se dirigen a Puerto Rico y otras islas del Caribe afectadas. Más de 10.000 funcionarios federales se encuentran allí para colaborar con los esfuerzos de búsqueda y rescate, apuntó la agencia en un tuit.

Vale decir que Trump sí se ha manifestado públicamente antes en apoyo a Puerto Rico —como este tuit del 21 de septiembre— y tomando acciones para ayudar a la isla, un territorio estadounidense, en la coyuntura, como firmando la declaración de emergencia y hablando con el gobernador Rosselló.