Camisetas ayudan a deportados que vuelven a México

(Expansión).- Ana Laura López es mexicana, pero durante 20 años vivió en Estados Unidos. Hace un año fue deportada y regresó a su natal Ciudad de México. Toda su familia, incluidos sus hijos, nacidos allá, se quedaron en el país vecino. Cuando volvió estaba sola y sin recursos monetarios. En ese momento, no pensaba que emprender fuera una opción.

“Mi familia me quería mandar dinero, pero yo no podía retirarlo ya que no tenía ninguna identificación”, cuenta. Intentó apoyarse en el Instituto Nacional de Migración para buscar empleo, pero no tuvo éxito. “Es muy complicado encontrar trabajo sin documentos y nada que avale tu experiencia. Además, el salario que nos pagan aquí no alcanza para sobrevivir”, agrega.

El grupo contactó primero al primo de uno de ellos, que tenía un taller de serigrafía en la Ciudad de México. Con él aprendieron a estampar camisetas e iniciaron su propio emprendimiento: Deportados Brand. Presentaron su proyecto al programa de Fomento al Autoempleo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, a través del cual consiguieron el préstamo del equipo para poder comenzar.

Durante un tiempo, vendió dulces en la calle pero seis meses después de su regreso conoció a otras cinco personas deportadas en la misma condición de desempleo. Juntos crearon un colectivo al que llamaron Deportados Unidos, con el que se apoyan mutuamente.

Continuaron con la venta ambulante y agregaron otros artículos, entre ellos camisetas estampadas. “Nos comenzaron a pedir más camisetas que dulces, así que nos dimos cuenta que nuestro camino iba por ahí. Decidimos comenzar un negocio”, explica.

Apenas llevan seis meses con el negocio, pero si lo realizan con éxito durante un año, el equipo se volverá suyo. “Debemos cumplir una cuota de 20.000 pesos mensuales (un poco más de mil dólares) en ventas para demostrar que estamos funcionando. Hasta la fecha no hemos fallado”, explica.

A través de su página de Facebook, familiares y amigos, además de otros inmigrantes, les hacen pedidos desde Estados Unidos. Para ellos realizan diseños de apoyo a dreamers y al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), lo que les ha hecho populares entre la comunidad inmigrante.

Fidel Castillejos, director general de Emex, incubadora y aceleradora de negocios, dice que fue correcta su decisión de inclinarse por un producto demandado desde un inicio por los clientes. Además, agrega que fue un acierto acercarse a las instituciones que apoyan a los emprendedores de bajos recursos.

“Cuando se tiene una buena idea de negocio hay que comunicarla a los diferentes centros de apoyo. Institutos para emprendedores estatales, federales, secretarías, e incluso hay programas de embajadas que buscan fomentar los microemprendimientos”, señala.

13:37 ET (18:37 GMT) 9 enero, 2018

Lo más importante
Deportados Brand es una marca de camisetas que surgió para hacer frente al desempleo y la falta de oportunidades de las personas repatriadasLa mayoría de pedidos los hacen desde Estados UnidosLos emprendedores también ayudan a los nuevos repatriados que llegan a México cada semana
(Expansión) - Ana Laura López es mexicana, pero durante 20 años vivió en Estados Unidos. Hace un año fue deportada y regresó a su natal Ciudad de México. Toda su familia, incluidos sus hijos, nacidos allá, se quedaron en el país vecino. Cuando volvió estaba sola y sin recursos monetarios. En ese momento, no pensaba que emprender fuera una opción.

“Mi familia me quería mandar dinero, pero yo no podía retirarlo ya que no tenía ninguna identificación”, cuenta. Intentó apoyarse en el Instituto Nacional de Migración para buscar empleo, pero no tuvo éxito. “Es muy complicado encontrar trabajo sin documentos y nada que avale tu experiencia. Además, el salario que nos pagan aquí no alcanza para sobrevivir”, agrega.

LEE: "Ser deportado fue lo mejor que me pudo pasar"
Durante un tiempo, vendió dulces en la calle pero seis meses después de su regreso conoció a otras cinco personas deportadas en la misma condición de desempleo. Juntos crearon un colectivo al que llamaron Deportados Unidos, con el que se apoyan mutuamente.

Continuaron con la venta ambulante y agregaron otros artículos, entre ellos camisetas estampadas. “Nos comenzaron a pedir más camisetas que dulces, así que nos dimos cuenta que nuestro camino iba por ahí. Decidimos comenzar un negocio”, explica.

El grupo contactó primero al primo de uno de ellos, que tenía un taller de serigrafía en la Ciudad de México. Con él aprendieron a estampar camisetas e iniciaron su propio emprendimiento: Deportados Brand. Presentaron su proyecto al programa de Fomento al Autoempleo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, a través del cual consiguieron el préstamo del equipo para poder comenzar.

LEE: Videgaray: México no tiene que recibir deportados que no son mexicanos
Apenas llevan seis meses con el negocio, pero si lo realizan con éxito durante un año, el equipo se volverá suyo. “Debemos cumplir una cuota de 20.000 pesos mensuales (un poco más de mil dólares) en ventas para demostrar que estamos funcionando. Hasta la fecha no hemos fallado”, explica.

A través de su página de Facebook, familiares y amigos, además de otros inmigrantes, les hacen pedidos desde Estados Unidos. Para ellos realizan diseños de apoyo a dreamers y al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), lo que les ha hecho populares entre la comunidad inmigrante.

Fidel Castillejos, director general de Emex, incubadora y aceleradora de negocios, dice que fue correcta su decisión de inclinarse por un producto demandado desde un inicio por los clientes. Además, agrega que fue un acierto acercarse a las instituciones que apoyan a los emprendedores de bajos recursos.

“Cuando se tiene una buena idea de negocio hay que comunicarla a los diferentes centros de apoyo. Institutos para emprendedores estatales, federales, secretarías, e incluso hay programas de embajadas que buscan fomentar los microemprendimientos”, señala.

LEE: Mexicanos en Estados Unidos rompieron récords de envío de remesas al país
La mayoría de los clientes de la marca viven en Estados Unidos.

“Enviamos más camisetas de las que vendemos en México, pero no ganamos mucho porque el costo de envío es caro. Además, debemos pagar impuestos más elevados y aranceles si queremos enviar muchos productos”, explica López.

Castillejos reconoce que a veces, los apoyos de las organizaciones se quedan en la parte productiva, y no en formar a los emprendedores para que puedan solventar retos como el de Deportados Brand. Por ello, recomienda invertir en cursos que mejoren estos conocimientos y ayuden al desarrollo del negocio. También aconseja pedir asesoría en compañías privadas que realicen un diagnóstico del negocio y ayuden a mejorarlo.

Deportados Brand se dirige a través de una participación equitativa. Todos diseñan, realizan los estampados y ayudan en la administración. Aunque poco a poco, después de seis meses de iniciar con el micronegocio, el puesto de cada uno se ha ido definiendo por las preferencias y las habilidades que demuestran.

Más que un negocio
Las ganancias de Deportados Brand se dividen entre los cinco miembros del emprendimiento. Posteriormente, cada uno realiza aportaciones voluntarias para mantener su colectivo.

Asisten cada semana a recibir a uno de los tres aviones de personas deportadas y les dan mochilas pequeñas. “Cuando los devuelven a México les entregan sus pertenencias en costales. Me parece indigno y realmente poco útil. Se les caen sus cosas y se rompen”, explica López. También los ayudan a encontrar direcciones, los guían al metro y si no tienen familiares, dejan que se queden en su taller de serigrafía hasta que encuentran un lugar para vivir.

“Somos más que un negocio. Somos un proyecto de reintegración familiar. Nuestro objetivo es poder traer a nuestras familias, por lo menos de visita. Pero para eso necesitamos un lugar digno en donde puedan llegar. Vamos a seguir trabajando y preparándonos para poder hacer crecer el negocio”, comenta la emprendedora.

Ana Laura López ya consiguió su identificación, pero prefiere continuar con su emprendimiento porque cree que tienen posibilidades de crecer.